Cómo acabar con la adicción al petroleo

 In blog
El petroleo ha sido un error histórico. Podríamos haber utilizado otras fuentes de energía pero se decidió en su día que esta era la opción mas viable.

Ahora nos hemos vuelto adictos a él y es difícil matar el hábito, al igual que la heroína lo necesitamos aunque nos esté destruyendo.

La contaminación, el efecto invernadero, los plásticos, el desequilibro geopolítico son claros ejemplos de lo nociva que es esta sustancia a todos los niveles.

 

Porqué fue una mala decisión.

Hay muchos motivos para pensar así:

• No es sostenible. Las reservas son limitadas y algún día se acabarán. Solo por esta razón habría que haberlo descartado.

• Requiere de una costosa y compleja infraestructura para su uso. Pozos petrolíferos, oleoductos, tanques petrolíferos, refinerías, gasolineras, etc. Esta mega estructura internacional contamina desde el principio hasta el final, es muy costosa y no es flexible.

• Nos hace dependientes. Muy pocos países tienen petroleo  en cantidades suficientes, esto hace que se organicen en carteles y tomen decisiones oligopólicas. Esto altera el equilibrio geopolítico y ha sido causa de muchas guerras hasta la fecha.

• Contamina en su producción, transporte y uso. Causa miles de muertos cada año por la inhalación de partículas nocivas.

• El efecto invernadero. Es la principal causa del calentamiento global y esto puede terminar con el planeta y con nuestra vida. Es un suicidio.

• Es caro. Cuando se tienen en cuenta las externalidades o sea todos los costes incluyendo la reparación de los daños que causa, resulta mucho mas caro que cualquiera de las alternativas.

• No es eficiente. Tan solo se puede aprovechar un 35% de la energía que contiene, el resto se pierde en forma de calor de acuerdo con la segunda ley de la termodinámica.

• Requiere de complejos motores de combustión para su uso en el transporte. Otras alternativas, como la eléctrica, son mucho más simples.

A pesar de tener todas estas razones en su contra, se decidió apostar por esta tecnología, pero…

 

¿Había otras alternativas?

Siempre hay alternativas, especialmente en ciencia y tecnología. Se podría haber usado alcohol procedente del maíz u otras plantas, usar hidrógeno o directamente perfeccionar el vehículo eléctrico con baterías.

De hecho, de los primeros vehículos que se desarrollaron, varios eran eléctricos, si se hubiera apostado por estos ahora estaríamos en una situación mucho mas deseable.

 

¿Porqué se eligió el petroleo?

Resulta difícil, visto lo visto, pensar que el uso de los combustibles fósiles fue una buena decisión. A veces en la historia de la ciencia y de la tecnología vemos que cuando se llega a un cruce de caminos no siempre se acierta con la solución idónea. Las otras posibilidades eran más económicas, más eficientes y más limpias sin embargo ganó el oro negro y una vez que la infraestructura estaba en marcha ya no había vuelta atrás. A esto se le llama sunk cost fallacy o falacia del coste perdido. Como habían invertido ya mucho dinero pensaron que invirtiendo aún más se solucionarían todos los problemas…pero no fue así.

Incluso ahora, que los coches eléctricos son claramente superiores en todos los sentidos, mucha gente se resiste a cambiar de paradigma, para ellos el coche tiene que quemar petróleo y lo demás no vale. Somos como una secta suicida que se niega a aceptar que el sistema en el que han creído durante años ya no funciona, de hecho nunca funcionó. Esperemos que se despierten antes de que el líder de la secta apriete el gatillo definitivamente.

 

¿Podría haber sido diferente?

Si, siempre hay infinidad de posibilidades y visto lo visto no podía haber sido peor que esto, peor que el suicidio y la destrucción del medio ambiente. En 1832 se inventó el primer vehículo eléctrico, si se hubiera apostado por esta tecnología, tan solo unas décadas más tarde se habrían construido coches eléctricos fiables, seguros, limpios y económicos. Además, en Brasil y otros países se utilizan motores que funcionan con alcohol, lo cual no es ideal pero es infinitamente mejor que el petroleo. Luego están las pilas de combustible que utilizan hidrógeno y oxígeno como combustible.

En definitiva, podría haber sido diferente pero no fue así. Ahora el vehículo eléctrico por fin viene pisando fuerte, esperemos que no sea demasiado tarde. Si estás pensando en comprarte un diesel piénsatelo bien, esos coches tienen fecha de caducidad… y el planeta también.

 

Si me queréis subscribirse!

Arigato!

Alberto Guerrero

www.photosolar.es

Alberto Guerrero
Ingeniero Técnico Industrial por la Universidad Politécnica de Valencia. Especializado en Energía Solar Fotovoltaica y Eficiencia Energética.
Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search